(+34) 965 99 50 60 info@detectives.online

¿Qué es un Detective Privado?

 

El detective privado, según la Real Academia de la lengua, es el policía particular que practica investigaciones reservadas y que, en ocasiones, interviene en los procedimientos judiciales. RAE

Su origen, proviene del barbarismo proveniente del adjetivo ingles detective (persona que detecta/descubre) proveniente del verbo ingles detect, cuyo significado es descubrir o detectar, y la etiología de dicha palabra proviene del latín “detego – detectum” que significa descubrir – desenterrar.

Este concepto que hemos adoptado, realmente es una forma de describir al investigador privado, ya que esta última definición es la que más se acerca a la descripción de la profesión.

La definición real de detective privado es la de “profesional liberal que realiza investigaciones de carácter reservado a solicitud de personas físicas o jurídicas, siempre en el marco del respeto a la ley.” (Manual Básico del Detective Privado).

Por otro lado, si consideramos la terminología policial, detective privado es aquel profesional que realiza investigaciones de hechos y conductas que rodean a un determinado caso, así como de aportar pruebas de los hechos, e informar de las personas involucradas a través de un informe profesional, donde se especifican todos los hechos de forma objetiva.

Un detective privado es un investigador, que no proviene necesariamente de la policía, y que no debe confundirse con el ámbito policial, puesto que su actividad es distinta y sus objetivos también.

En la mayoría de países, los detectives privados, para poder desarrollar su labor, deben obtener una autorización acreditativa gubernamental para poder realizar tareas de investigación. Un detective privado se ve envuelto continuamente en investigaciones de carácter privado o confidencial, por lo que investigar delitos que engloben dichas facetas requieren de control gubernamental. Aunque no existan legislaciones concretas en la mayoría de países, si existe cierto control gubernamental.

 

Orígenes de la profesión

 

La profesión del detective privado se pierde en tiempos antiguos, ya que existe prácticamente desde que existe la necesidad de información. Sin embargo, en el momento que alguien percibe una contraprestación por obtener información reservada, en ese momento nace la figura, tuviera el nombre que tuviera.

En la época moderna hay vestigios de su uso en Inglaterra, Francia, Alemania y en España, siendo el primer precedente registrado en España, la creación del banco de San Carlos, que fue inaugurado en el siglo XVIII, cuyos investigadores tenían la función de investigar sobre las actividades y la solvencia de las personas.

Sin embargo, es en Estados Unidos de América, donde tenemos el referente más documentado sobre la profesión del detective privado, concretamente a través de la figura del escocés Allan Pinkerton. En 1850 se asoció con el abogado de Chicago Edward Rucker para fundar la North-Western Police Agency, que pasaría a llamarse más tarde la Agencia Nacional de Detectives Pinkerton. La insignia de la agencia era un ojo abierto de par en par con el lema: Nunca dormimos (We Never Sleep). Un símbolo que a día de hoy es tomado por la mayoría de agencias de detectives, junto a la lupa del detective de ficción Sherlock Holmes.

Cabe destacar la figura de William J. Burns, que fue conocido por el apodo del “Sherlock Holmes americano”.

 

El detective privado en España

 

El detective privado, es el profesional legalmente habilitado para realizar investigaciones privadas en España. Dicha habilitación otorga el privilegio exclusivo de investigar sobre la vida privada de las personas además de hechos y conductas privadas. Por otro lado, tiene carácter excluyente, puesto que ninguna otra profesión puede realizar las tareas propias de los detectives privados.

Los detectives privados dependen del Ministerio del Interior, y se rigen por una ley que los regula, tanto en los requisitos, como en ámbitos de actuación y responsabilidades. Esta ley se denomina Ley de Seguridad Privada (Ley 5/2014, de 4 de abril), en la que ubica los servicios de detective dentro de la Seguridad Privada, y donde otorga al detective el privilegio, y la potestad exclusiva, de investigar hechos y conductas privadas.

En contrapunto los delitos de carácter público (delitos perseguibles de oficio) son monopolio de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del estado, cuyas atribuciones son exclusivas, y el detective que se encuentre dentro de un caso donde se descubra un delito de carácter público, tiene la obligación legal de transmitirlo inmediatamente a la policía para que se hagan cargo de él.

El detective privado en España tiene una formación muy superior que, en otros países, se le exige una carrera universitaria de 3 años académicos con la que recibe un diploma que le acredita con los conocimientos requeridos para solicitar la licencia profesional para ejercer dentro de la profesión.

La profesión del detective privado está enmarcada en la realización de servicios de investigación privada, sin embargo, no existe ninguna relación con las policías, más que las propias tareas de administración.

Por lo que, en términos de formación, el Detective Privado Español es el más preparado jurídicamente para elaborar su profesión, por la gran carga lectiva que supone su formación, esencialmente basada en derecho, psicología, criminología y criminalística. Aunque su acción queda muy acotada normativamente, con leyes muy restrictivas que limitan su actividad.

Por otro lado contratar a un detective privado en España requiere que el cliente tenga legitimidad para encargar la investigación.

 

El detective privado en otros países

 

Detective privado en Reino unido:

 

En primer lugar, tratamos el Reino Unido, ya que de ahí proviene el detective más famoso de la ficción. Pero fuera del ámbito de la ficción, la profesión está regulada por el gobierno y la figura del detective privado, así como lo relacionado con la licencia está pendiente de una renovación legal tras reciente aprobación ministerial, se espera que la legislación de un gran impulso a la profesión en materia de regulación, inspección y control burocrático.

Los requisitos generales son:

  • Ciudadano británico o residente del país.
  • Mayoría de edad.
  • Superar pruebas de aptitud psicotécnica y test de competencia.
  • Confirmar la inexistencia de antecedentes criminales.

 

Para obtener la licencia SIA de investigador privado, el candidato debe aprobar un examen psicotécnico y debe superar un test de competencia IQ Level 3, habiendo recibido formación por parte de una asociación profesional del colectivo. Una licencia de investigación privada del S.I.A. cuesta alrededor de £ 220.00 y tiene una duración de 3 años. La formación puede rondar desde las £ 300.00 a £ 400.00. La multa por ejercer la profesión sin licencia es de £ 5,000 y atendiendo a su gravedad puede incurrir en hasta seis meses en prisión.

Por supuesto las asociaciones recomiendan una formación legal universitaria, para enfrentar los posibles retos profesionales, y conocer las limitaciones de la legislación del país. Sin embargo, el curso impartido es suficiente para presentarse al examen.

 

Detective privado en Estados Unidos:

 

En Estados Unidos la actividad está reconocida desde el siglo XIX. Aquellos que quieran dedicarse a la profesión de detective privado deben consultar con el órgano policial o gubernativo del estado donde quieren ejercer la profesión. Ya que cada estado tiene requisitos distintos. En todos ellos es necesario obtener una licencia de detective privado.

Los requisitos generales que suelen ser comunes son:

  • Ser ciudadano estadounidense o residente legal en el país.
  • Ser mayor de 21 años.
  • Poseer un diploma de escuela secundaria o certificado de GED
  • No tener condenas por delitos graves u otras condenas que involucren crímenes de depravación moral.
  • No haber sido expulsado del ejército con deshonor.

Quizás la mayor diferencia entre los estados radica en los requisitos mínimos de educación y experiencia. Aunque la mayoría de los estados no requieren que el profesional posea una educación concreta para convertirse en investigador privado, la mayoría de los profesionales suelen realizar estudios superiores de formación profesional o grado en justicia penal, o un campo relacionado para lograr un conocimiento práctico de la ley del sistema de justicia penal como criminología o criminalística.

Un requisito común para obtener la licencia suele ser la experiencia, por ejemplo, en investigación policial o como auxiliar, aunque cabe destacar que muchos estados permiten que los candidatos sustituyan la educación por la experiencia. Por ejemplo, el requisito de experiencia mínima en New Hampshire para investigadores privados es de cuatro años, aunque los candidatos con un título de grado superior en formación profesional, o graduado en criminología, o justicia criminal, pueden convalidar la formación por los años de experiencia solicitados.

Algunos estados requieren que los candidatos pasen un examen estatal antes de que puedan obtener la licencia de detective privado, con temarios y contenidos adaptados a las leyes del estado.

En los estados que permiten a los investigadores privados llevar armas de fuego, los solicitantes deben completar el entrenamiento obligatorio de armas de fuego para obtener la certificación.

Requisitos para la solicitud de la licencia:

  • Un conjunto completo de huellas dactilares para una investigación exhaustiva de antecedentes
  • Referencias personales y profesionales
  • Documentación sobre experiencia profesional
  • Documentación y / o diplomas sobre educación
  • Comprobante de fianza (la mayoría de los estados exige que los investigadores privados tengan una fianza de no menos de $ 10,000).
  • Pagar las tarifas que se apliquen.

Los investigadores privados deben renovar su licencia de acuerdo con la ley estatal, y la mayoría de los estados requieren una renovación bienal. Junto con una solicitud de renovación, los investigadores privados pueden esperar someterse a una investigación de antecedentes actualizada y proporcionar al organismo regulador y de licencias estatales una copia de su fianza actual.

Además, algunos estados requieren educación continua para la renovación de la licencia, y la educación continua para la certificación de armas de fuego es un lugar común.

 

Detective privado en Brasil:

 

Actualmente la profesión de detective privado no reviste de demasiadas exigencias, ni normativas ni a nivel organizativas. Puesto que no hay una titulación concreta, ni existe obligatoriedad de estar afiliado a algún sindicato o asociación profesional.

Aun así, el Ministério do Trabalho e Emprego (MTE), incluye la figura del “detective particular” a través del CBO 3518-05 – DETETIVE PROFISSIONAL, por lo que, en Brasil, existe un reconocimiento legal a nivel laboral.

Cuando entramos en lo que concierne al nivel legal, la actividad aún no está reglamentada por el Governo Federal o a través de alguna ley ordinaria. Aunque la profesión existe desde hace algo más de 6 décadas, todavía no existe una regulación concreta. No existe la obligatoriedad de estar asociado o colegiado, por sentencia del Supremo Tribunal Federal, siendo algo totalmente voluntario.

Para que un detective privado pueda ejercer legalmente en el país, debe registrarte en la Prefeitura Municipal de la ciudad donde va a establecer su despacho, obteniendo así su inscripción municipal. Por otro lado, debe estar inscrito en el INSS y realizar las aportaciones económicas, a través del pago de la Guía da Previdência Social (GPS), escogiendo el valor inicial de su contribución.

Actualmente la profesión se encuentra limitada por la Lei nº 3099 de fecha 24 de febrero de 1957 del Senado Federal, a través de la, donde se establecen los requisitos y condiciones para obtener informaciones de carácter reservado o confidencial de tipo personal o comercial. Por otro lado, están también sometidos al Decreto nº 50.532 de fecha 3 de mayo de 1961, en el que se establece el funcionamiento de las empresas a las que se refiere la citada ley número 3099.

 

Detective privado en Venezuela

 

Aquellos que se dediquen a la investigación privada, deben solicitar una autorización gubernativa para ejercer la actividad de detective privado al Ministerio del Poder Popular para las Relaciones Interiores y Justicia, en cumplimiento de la legislación del país y con cumplimento del Reglamento de los Servicios Privados de Vigilancia, Protección e Investigación, contenido en el decreto 699 de fecha 14 de enero de 1.975 y publicado en la Gaceta Oficial n.º 30.597 de esa misma fecha.

Entre los requisitos para el ejercicio de la profesión, es necesario tener la nacionalidad venezolana, ser mayor de edad, y disponer de un reconocimiento de la debida solvencia moral, aparte de haber obtenido un diploma o certificado de detective privado, que expide el instituto educativo venezolano, en cumplimiento de la ley. Por otro lado, debe estar inscrito en un Colegio Profesional.

El detective privado en la ficción

 

Cuando la gente oye el nombre de detective privado, por lo general piensan en un personaje de ficción, asociando la figura del detective a la del famoso Sherlock Holmes o al estereotipo de detective privado del cine negro. Considerando al profesional como alguien solitario, con alta habilidad deductiva, sumido en vicios o consumo de drogas, y dispuesto a todo con tal de conseguir la información.

Sin embargo, nada más lejos de la realidad. El detective hoy en día es un profesional liberal, con una interdependencia entre el órgano policial y el profesional, trabajando en ocasiones como colaborador de la justicia. Poco a poco su formación es mayor y mucho más especializada, sobre todo para garantizar la protección de los derechos, tanto de los clientes como de los investigados.

Para más información, visite la siguiente web sobre los detectives en la ficción: Wikipedia.

 

 

Detectives en Alicante

 
error: Contenido protegido.

Send this to friend